Milian y los perros vagabundos

22-02-2012 at 15:48 Deja un comentario

Het Spaanse gifHet Spaanse gif
Maaike van Poelje © 2008

Maaike van Poelje escribe libros con todos los ingredientes necesarios para capturar la imaginación de los niños, estimulando al mismo tiempo el debate sobre el maltrato animal sin que su tono resulte aleccionador.

Melle en de zwerfhonden (Milian y los perros vagabundos), es el título de una colección con grandes dosis de aventura y misterio à la Enyd Blyton, pero con un elemento de magia añadido.

En el primer libro de la serie, Milian, un niño holandés de diez años, descubre durante unas vacaciones en España que puede hablar con los perros. Y como todos los héroes, pone sus poderes al servicio de una buena causa. Su misión es doble. Por un lado, debe avisar a todos los perros del pueblo del peligro que supone comer la carne envenenada que dejan algunos paisanos para deshacerse de los animales vagabundos. Y por otro, elabora un plan para obtener pruebas del delito y poder denunciar a los envenenadores. El problema es que no se atreve a decirle a su hermana y a sus padres que puede hablar con los perros, por miedo a que lo declaren loco, por lo que no cuenta con más ayuda que la que le pueden ofrecer los perros. Al final, su secretismo termina por despertar suspicacias en su familia y en el pueblo, e incluso atrae la atención de un periódico. Pero gracias a la intervención de la policía y de una voluntaria de la asociación protectora de animales local, la historia tiene un final feliz tanto para Milian como para los perros.

En España, por desgracia, todavía hay mucha gente que abandona animales a su suerte. En su lucha por sobrevivir, los animales causan a veces molestias y en algunos pueblos, para quitárselos de en medio, recurren al veneno, en muchos casos con el beneplácito de las autoridades locales. Solo por ese motivo, todos los niños deberían leer los libros de Milian y los perros vagabundos, y todos los padres deberían hablar con sus hijos de esta cuestión. Una sociedad no es digna hasta que no trata a sus animales con respeto.

La edición en español del primer libro de Milian y los perros vagabundos está en fase de preparación. En el epílogo, la autora explica su motivación para escribir esta serie:

Este libro está inspirado en mis experiencias como voluntaria en un refugio de animales de Ayamonte.

Antes de mudarme a España, en 2001, nunca había estado en un refugio de animales. Es más, ni siquiera había visto de cerca un perro vagabundo. Pero en Andalucía, por desgracia, se ven muchos animales abandonados, fáciles de reconocer por su aspecto famélico y desatendido, su miedo y su necesidad de cariño y protección. Sin que yo los buscara, todo tipo de animales desamparados se cruzaban en mi camino, y no pude, ni quise, cerrar los ojos. Un día, como tantas otras veces, mientras intentaba sin mucho éxito ganarme la confianza de un perro asustado, un amigo me dijo: «Olvídalo, Maaike. No puedes salvar a todos los perros del mundo». Aquellas palabras fueron la chispa que encendió mi espíritu rebelde. «Ya lo sé», contesté. «No puedo salvarlos a todos. Pero a este, sí». Porque cada perro que podamos rescatar de una vida miserable, cuenta.

Poco después empecé a trabajar en una asociación de voluntarios que lucha por ofrecer un futuro digno a perros y gatos abandonados, en un entorno seguro donde puedan recuperar la salud y la alegría de vivir. Para ello contamos con el inestimable apoyo de otros amantes de los animales y asociaciones como la fundación holandesa Dutchypuppy. Pero lo que más nos gusta, por supuesto, es encontrar personas entusiastas y de gran corazón dispuestas a adoptar a los animales para que puedan abandonar el refugio y encontrar por fin su lugar en el mundo, con la atención y los cuidados que merecen.

No es fácil trabajar en un refugio para perros y gatos abandonados, porque se ve mucha miseria. Pero, como contrapartida, se consiguen cosas muy bonitas. Supone una gran satisfacción, por ejemplo, recibir fotos y correos electrónicos de gente que nos cuenta cómo le va al perro o el gato que han adoptado a través en nuestra asociación. Esos mensajes son la prueba de que el trabajo que hacemos sirve para algo y que muchos animales que antes andaban por las calles, ahora tienen una vida mucho mejor.

A finales de 2011, Maaike van Poelje fundó junto a un grupo de colaboradores VagabunDOGs, una asociación internacional consagrada a la protección de los animales abandonados.

Enlaces:
VagabunDOGs (Asociación Internacional por los Animales Abandonados)
Dutchypuppy (holandés)
Greyhounds Rescue Holland (holandés)
Tierschutz Andalusien (alemán)

Anuncios

Entry filed under: Gonzalo Fernández, Libros, Literatura, Literatura holandesa, Literatura infantil y juvenil, Literatura neerlandesa. Tags: , , , , .

Y entonces apareció Sam Por qué el mundo funciona perfectamente sin mí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Subvenciones para editores



A %d blogueros les gusta esto: