Y entonces apareció Sam

21-02-2012 at 23:54 Deja un comentario

Toen kwam SamToen kwam Sam (Entonces apareció Sam)
Edward van de Vendel © 2011
Editorial Querido (www.querido.nl)

Con su anterior novela, El chico que encontró la felicidad, Edward van de Vendel ya hechizó a sus lectores con una historia basada en hechos reales. En Toen kwam Sam (Entonces apareció Sam), Van de Vendel vuelve a recurrir a la realidad, alcanzando de nuevo una gran tensión emocional en una historia que él mismo vivió de cerca durante un verano en Canadá en casa de su hermano.

Kix, un chico de nueve años, y su hermana pequeña, Emilia, quedan deslumbrados por la misteriosa elegancia de un perro blanco que aparece en la granja de sus padres como caído del cielo. El animal es evasivo, asustadizo, está delgado, tiene la mirada triste y el pelaje enredado. Sin embargo, Kix y Emilia consiguen ganarse poco a poco su confianza, aunque no parecen encontrar respuestas a los enigmas que rodean a aquel perro.

Este encantador relato sobre el amor incondicional de un niño por un animal es uno de los mejores libros de la obra de Edward van de Vendel, la cual cuenta ya con más de cincuenta títulos. La voz omnisciente que narra la historia adopta un tono tan sencillo que el relato parece avanzar hacia el desenlace por sí mismo, sin ningún esfuerzo. De esta forma, el escritor queda en un segundo plano, dejando todo el protagonismo para la vida interior de Kix.

Toen kwam Sam es una historia mínima sobre las emociones y las preguntas que despierta en Kix el perro blanco, pero Van de Vendel, con su característica sutileza, consigue que el lector adulto comprenda que los sucesos descritos son cualquier cosa menos algo mínimo en la vida de un niño de nueve años.

Kix y su hermana se quieren quedar con el perro y lo llaman Sam. Los niños no solo adoran al animal, sino que lo tratan como un igual y respetan su voluntad con todas las consecuencias, un hecho emocionante que Van de Vendel sabe dosificar y relativizar sin caer en sensiblerías estilo Disney. En Toen kwam Sam no hay ni un ápice de melaza, gracias a lo cual el relato conserva toda la autenticidad de las historias que nos cuentan los amigos cuando vuelven de sus vacaciones.

El padre de Kix descubre que el perro pertenece en realidad a Cracker, un joven con problemas mentales, hijo de los avinagrados ancianos de la casa de enfrente. Inevitablemente, Sam no tarda en convertirse en el objeto de una acalorada discusión entre vecinos. La temperatura alcanza cotas muy altas durante la larga escena final en la que los protagonistas incluso echan mano de sus rifles, sin que el relato pierda credibilidad por ello.

Toen kwam Sam es un libro muy humano en el que los padres no siempre tienen respuestas y los niños no comprenden por qué los adultos se complican tanto la vida. Y también es un libro en el que las cosas, al igual que en el mundo real, no son nunca blancas o negras, sino que tienen muchos matices. Sam parece apacible, pero también tiene un lado violento; y a pesar de haber recibido malos tratos en el pasado por parte de su antiguo dueño, cuando vuelve a verlo todavía muestra afecto por él. Una aventura, en definitiva, como la vida misma: los malos también tienen corazón y los buenos a veces se equivocan.

www.gonzalofernandez.es

Anuncios

Entry filed under: Libros, Literatura holandesa, Literatura neerlandesa. Tags: , , .

El chico que encontró la felicidad Milian y los perros vagabundos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Subvenciones para editores



A %d blogueros les gusta esto: