El boom de la novela gráfica llega a Holanda

09-02-2008 at 21:56

Por primera vez en la historia, una novela gráfica ha sido nominada al prestigioso premio literario holandés Libris (www.librisliteratuurprijs.nl), dotado con 50.000 euros. Verder, de Marc Legendre, opta este año a un premio que siempre se ha entregado a libros sin viñetas ni ilustraciones de ningún tipo. El año pasado la novela ganadora fue Tirza, de Arnon Grunberg.

En Holanda nunca había sido nominado un cómic para un premio literario, pero en otros países ya es un fenómeno conocido. Y la cosa no siempre se queda en una simple nominación. En mayo del año pasado, el dibujante australiano Shaun Tan recibió un premio literario de 15.000 dólares australianos (más de 9.000 euros) por un libro en el que no había ni una sola palabra. The Arrival relata el viaje de un inmigrante a base de dibujos en blanco y negro con gran profusión de detalles.

Chris Ware, por su parte, ya había recibido en 2001 las 10.000 libras esterlinas del Guardian First Book Award por Jimmy Corrigan: the Smartest Kid on Earth, una epopeya sobre los infortunios de un pobre infeliz. Y Art Spiegelman obtuvo en 1992 el Pulitzer (10.000 dólares) por Maus: A Survivor’s Tale. La forma en que el dibujante describe la Alemania nazi fue calificada como muy difícil de etiquetar por los miembros del jurado, los críticos y los libreros. El problema es simple: una institución quiere dar un premio, pero el objeto de tal honor no encaja en ninguna de las categorías existentes. La solución también es sencilla. Al final, el premio otorgado a Spiegelman por su fábula de animales sobre el holocausto recibió la denominación de “special award”. Planeta-DeAgostini publicó en España en 2001 la obra completa, cuya primera parte ya había sido editada por Norma Editorial y Muchnik en 1989.

Durante los últimos cinco años, las editoriales holandesas se han ido interesando progresivamente por los cómics, o novelas gráficas, si se prefiere llamar así a estos trabajos. Sellos literarios tan prestigiosos como Atlas, Podium, Nijgh & Van Ditmar y Cargo empezaron publicando, al principio con gran precaución comercial, reediciones de clásicos de Will Eisner (Atlas) y trabajos nuevos que ya habían triunfado en el extranjero, como Persépolis, en el que Marjane Satrapi describe su juventud bajo el yugo del régimen fundamentalista islámico de Irán. Este último, por cierto, también ha sido publicado en España por Norma Editorial.

Poco a poco fueron apareciendo más cómics autobiográficos: Kraut, de Peter Pontiac (Podium), sobre su padre desaparecido, Chemogirl, de Marisa Acocella Marchetto (Cargo), sobre el cáncer de mama y Je geld of je leven (La bolsa o la vida), de Barbara Stok (Nijgh & Van Ditmar). Si a esto añadimos los fondos de catálogo cada vez más amplios de editoriales especializadas como Oog & Blik, De Harmonie y Xtra, no sería descabellado afirmar que, en Holanda, los cómics para adultos… se han hecho adultos. Ayer, sin ir más lejos, fue inaugurada la exposición Los cómics y el arte (Strip en kunst) en el museo Singer de Laren (cerca de Ámsterdam). Y las tiendas de libros especializadas en literatura, con el Selexyz de Ámsterdam a la cabeza, también aportan su grano de arena dedicando desde hace poco espacios exclusivos a los cómics “serios”. En definitiva, buenas noticias para los amantes del género.

La discusión sobre la importancia de acotar bien los significados de novela y novela gráfica o cómic literario es compleja. Es cierto que un cómic no se puede evaluar únicamente desde un punto de vista puramente literario, pues las viñetas aportan información visual de la que carece una novela convencional. Pero lo cierto es que los cómics para adultos parecen haberse hecho un hueco importante en aquella parte del mercado editorial tradicionalmente reservada a la literatura.

Otra prueba de ello es la moda reciente de publicar clásicos literarios en forma de cómic, sin eliminar ni una sola palabra del texto original. En el mundo anglosajón ya se ha hecho, por ejemplo, con las obras de teatro de Shakespeare. En Holanda el año pasado salió a la venta la versión gráfica de De Avonden (Las veladas) de Gerard Reve, probablemente la novela más influyente del siglo XX en el mundo neerlandófono. Dick Matena, el dibujante , también ha dado vida en forma de viñetas a otros dos clásicos neerlandeses: Kaas (Queso) de Willem Elsschot y Kort Amerikaans (título que hace referencia a un tipo de peinado) de Jan Wolkers. Los límites entre literatura y cómic se van difuminando poco a poco mientras los expertos en cada especialidad observan con expectación las reacciones del mercado. Y yo, que de pequeño leía indistintamente libros de Astérix o Enid Blyton, sólo puedo congratularme por ello.

Fuente: NRC Handelsblad (Boeken)

Mark Legendre (Verder)
Viñetas de Verder, la novela gráfica de Marc Legendre nominada para el premio literario Libris.
***
Anuncios

Entry filed under: Cómics, Dick Matena, Gerard Reve, Gonzalo Fernández, Holanda, Holandés, Jan Wolkers, Libris Literatuur Prijs, Libros, Literatura, Literatura holandesa, Literatura neerlandesa, Neerlandés, Novela gráfica, Países Bajos, Willem Elsschot.

El libro es el producto más popular en la red Papanatismo provinciano


Subvenciones para editores



A %d blogueros les gusta esto: