Eduardo Mendoza: La diversidad es la literatura

03-08-2005 at 9:30

El autor de “La ciudad de los prodigios”, Eduardo Mendoza, intervino en el Fórum Barcelona 2004 en la sesión sobre el lenguaje como diversidad cultural del Diálogo “Diversidad e identidades de los lenguajes narrativos”.  El siguiente artículo apareció originalmente en la web de dicho certamen, sin referencia alguna al autor del mismo. En él aparecen algunas de las siempre interesantes consideraciones del escritor barcelonés acerca del oficio del traductor.

El escritor catalán Eduardo Mendoza ha hablado de su experiencia como intérprete y traductor y ha explicado que “estudié idiomas extranjeros con la intención de ligar, pero resultó un error porque este no es el procedimiento”. “Me enamoré entonces de los idiomas que aprendía”, ha añadido. Mendoza ha dicho que “no me parece que la diversidad sea un tema digno de reflexión, la diversidad es la literatura, no es una cosa diferente”. Para Mendoza, “la literatura es algo que corta transversalmente las lenguas, si no existiera la diversidad sería como si todos nos llamáramos Pepe”. El autor de La ciudad de los prodigios ha explicado que él escribe en castellano porque “es la lengua que se hablaba en casa, mi padre es inmigrante y yo soy charnego”. Para Mendoza “uno no escoge la lengua sino que es la lengua que le escoge a uno”. Eduardo Mendoza ha explicado que “es importante entrar en la lengua como lo que es: un mercado en el que todos vamos a vender un producto y a comprar otro”.En relación al debate sobre la traducción, Mendoza ha dicho que sí se puede traducir y que si la pregunta es si se pierde en la traducción, el escritor ha respondido “¿Y qué?”. Para Mendoza “se puede leer una traducción porque hay que pensar que por más que conozcamos un idioma siempre sabremos menos que el traductor”.

Para Mendoza “las traducciones se han de ir rehaciendo, tiene siempre la tendencia a homologar, hace presentes obras literarias del pasado y por eso envejece porque no tienen autonomía propia”. Según el escritor, con las traducciones “el autor gana porque vende más y el libro y el lector pierden pero si leo una novela en húngaro seguro que lo pierdo todo”.

Mendoza se ha referido al debate que tuvo lugar ayer en el marco del Diálogo en relación a los escritores como referentes morales de la sociedad y en el que intervinieron José Saramago y Arturo Pérez-Reverte. Para Mendoza, “el hecho que la literatura sea transversal permite que nos entendamos entre nosotros”. En este sentido, Mendoza cree que “el escritor por el hecho de actuar en este terreno transversal es un referente”. Para Mendoza el escritor “es un referente moral y literario porque no creo que exista una diferencia clara entre moral y literatura”.

Para Mendoza “el escritor no tiene un compromiso social porque no es ningún predicador pero es un referente en la medida que colabora en el individuo y en la sociedad un imaginario que afectará en la toma de decisiones”.

José Saramago, que se encontraba en la sala, ha querido intervenir en la sesión y ha explicado que “estamos confundiendo el compromiso social y el referente moral”. Para Saramago “quien cree ser una referencia moral es aquel que va por la vida como un iluminado, como si fuera un dios y yo no soy así pero tengo mis propias reglas y sentido moral de la existencia”. Saramago ha admitido que “yo tengo todo el compromiso social del cual soy consciente pero de referente moral soy lo que ustedes quieran, si yo lo soy no he buscado serlo”.

Anuncios

Entry filed under: Eduardo Mendoza, Escritores, Gonzalo Fernández, José Saramago, La ciudad de los prodigios, Traducción, Traducción libros, Traducción literaria.

El último fumador Mank


Subvenciones para editores



A %d blogueros les gusta esto: